El secreto para evitar pinchazos

Eventualmente vamos a pinchar nuestros neumáticos. En la medida que estos tengan aire a presión, lo van a perder tarde o temprano ya sea porque el contenedor, en este caso la cámara, se rompió (pinchazo) o porque se filtra a través de la válvula lentamente con el tiempo.

Y claro, no es ningún agrado ver interrumpido nuestro viaje por un pinchazo. Para responder a esto muchos buscan productos en el mercado que los salve de pinchar. La respuesta aparece en forma de líquidos viscosos de colores fluorescentes o pegajosas cintas protectoras, por nombrar algunos, que terminan complicando las cosas.

Y en esta búsqueda se olvida uno de los aspectos más simples y baratos en el cuidado de los neumáticos... y aquí viene el gran secreto: Mantener los neumáticos inflados con la presión adecuada de aire. Simple como eso.

El hábito de mantener la presión adecuada de aire, ayuda a ahorrar dinero y obtener lo mejor de nuestro neumático, no sólo porque va a ser menos probable pinchar, si no que además va a rodar mejor y su relación con la superficie de rodado va a estar dentro de los rangos objetivo de desempeño definidos por el fabricante en materialidad y diseño.

Y si, las ruedas de la bici en la medida que tengan aire, se van a pinchar, eventualmente. ¿Con qué frecuencia es relativamente normal pinchar en el contexto del transporte urbano? Pues, basados en nuestra experiencia, dos a tres veces al año es aceptable. Si pinchas una vez al mes o cada tres semanas, hay algo raro. Quizás sea falta de presión, algún elemento irregular en la llanta (el aro de metal de la rueda) o una falla en el neumático.

Ok, ok... ¿y cuáles serían las mejores prácticas para evitar pinchar?

Pues número uno, evitar pasar sobre vidrios, ramas, en general, por cualquier tipo de ingrediente extra al asfalto. Luego de eso, mantener la presión adecuada de aire. ¿Cómo saberlo? Pues el neumático tiene el dato y cada modelo tiene sus propios rangos. Para rodar en asfalto, recomendamos mantener la presión lo más cercano al máximo. Echa un ojo al diagrama para conocer cómo usar el bombín y dónde encontrar la presión de aire que tu neumático necesita.

Un neumático desinflado es un neumático vulnerable y débil que básicamente da la bienvenida a cualquier invasor cortopunzante.

Y ya que estamos en el bombín. Independízate de las bombas de bencina. Sus compresores de aire están pensados y configurados en al mayoría de los casos para automóviles y por lo que hemos podido conocer de quienes visitan la tienda, terminan desinflando más que inflando las ruedas de las bicis, especialmente aquellas cuyas ruedas requieren presiones de 80psi hacia arriba (las ruedas flacas). Las ruedas de un auto por lo general requieren presiones entre 24 y 30 psi, la mitad de un neumático de MTB y aproximadamente un cuarto de lo que necesita una rueda de bicicleta de ruta.

Bombín de pie con manómetro y boquilla doble para válvulas francesa dunlop y schrader

Lo mejor para mantener tus neumáticos en óptimo estado de presión es tener un bombín de pié en casa, que incluya manómetro (para conocer cuánto aire colocar) y ojalá boquillas universales que sirven para todo tipo de válvulas (disponibles en nuestra tienda desde $15.000). La casa es nuestro punto fijo de viaje todos los días (o casi todos) por lo tanto lo convierte en el lugar donde bombín y bicicleta van coincidir con mayor frecuencia. Puedes hacerte el hábito de inflar tus ruedas todos los domingo por la tarde, así tienes toda una semana con la presión perfecta.

En conclusión, para evitar pinchar y tener un año casi invicto:

  • Mantener la presión adecuada de aire (revisar con frecuencia de una a dos semanas)
  • Si vas a invertir en productos, hazlo mejorando la calidad de los neumáticos
  • Hazte de un bombín de pié para mantener tu mismo la presión adecuada en la tranquilidad de tu casa
  • Ten claro que eventualmente puedes pinchar y que, bueno, no es gran tema una o dos veces en un año